“AGOTAMIENTO” – RELACIÓN CON EL ESTRÉS


estres

 

            Cuando el estrés llega a un punto en que no lo tenemos bajo control podría causar estragos en nuestra vida, afectar nuestra salud y llevarnos a un estado de depresión.

 

El “agotamiento” es ya un problema generalizado en todo el mundo y afecta a las personas de todos los ámbitos sociales. La mayor fuente de agotamiento es el estrés laboral que se da en todos los niveles. A veces pudiera parecer algo que se presenta repentinamente, sin embargo, es la culminación de una situación que viene de tiempo atrás y se presenta como un agujero sin salida.

¿A qué se debe que en el tiempo actual se presenten con más frecuencia personas con un gran agotamiento? Una de las posibles causas es que el entorno laboral moderno fomenta el agotamiento.

Factores que influyen:

  • Se tiene que trabajar a un ritmo mucho más rápido que antes.
  • Los deberes laborales cambian con mayor frecuencia y combinados con una mala dirección gerencial causan ansiedad e incertidumbre en el desempeño.
  • Se capacita a los empleados para un trabajo determinado y luego se elimina y eso impide que la persona no alcance su potencial de sus habilidades, generando infelicidad y sentimientos de inutilidad.
  • Deterioro del apoyo social en el hogar y el trabajo.

En el Reino Unido se pierden 7 millones de días laborables debido a enfermedades relacionadas con el estrés, como enfermedades de la piel, insomnio, problemas cardiacos, pérdida de memoria, problemas digestivos, trastornos inmunológicos y depresión, entre otros. La realidad es que el estrés podría desencadenar o empeorar casi cualquier padecimiento y llevar a un agotamiento que puede ser:

    • Agotamiento físico, puede expresarse como fatiga crónica, insomnio, olvido, falta de atención y hasta enfermedades físicas.
    • Agotamiento emocional, con una sensación de colapso interno, pérdida de perspectiva, irritabilidad, enojo frecuente, pérdida de  entusiasmo, pesimismo, apatía aislamiento y desesperanza.
    • Menor rendimiento y productividad a pesar de mucho esfuerzo, pérdida de autoestima, sensación de fracaso.
  • Depresión

 

 

“Tener en cuenta que es más fácil prevenir el agotamiento que recuperarse de él.”

Si sientes que estás a punto de llegar a tu límite, se pueden considerar las siguientes sugerencias:

  • Haz un inventario. Escribe las situaciones que te desencadenan estrés en tu vida, que te hacen sentir ansioso, frustrado o indefenso. Junto a cada situación, anota las acciones que puedes tomar para reducir el estrés que eso te genera e implementarlas siempre que puedas.
  • Simplemente di no. Es una de las mejores maneras de proteger tu reserva de energía. Mientras te recuperas, evita asumir nuevas tareas. No te engañes pensando que nadie será capaz de hacerlo tan bien como tú.
  • Programa descansos y date permiso de tener un tiempo para socializar. Asegúrate de hacer pausas entre los proyectos, para darle tiempo a tu mente y cuerpo para recuperarse. Debes tener descanso todos los días y no llevarte trabajo a casa. Crear una vida social es importante para tener una vida bien equilibrada.
  • Maneja tus dispositivos electrónicos de manera prudente. Los teléfonos inteligentes, tabletas y computadoras podrían ser una gran pérdida de tiempo si no se controla su uso. Desactiva todas las notificaciones en tus dispositivos y verifica los correos por bloques, máximo cuatro veces al día y las redes sociales restríngelas a un momento o lugar específico y no querer estar “actualizado” cada hora.
  • Evita hacer muchas tareas a la vez. Es una paradoja, pero renunciar a hacer muchas tareas a la vez es una de las estrategias de las personas altamente productivas. Si te enfocas en una sólo cuestión a la vez, esto te va a proporcionar más tranquilidad y estarás menos estresado.

William H. Danforth, hace hincapié en que una persona no tiene solamente una vida, sino cuatro vidas que experimentar:

  • Vida física
  • Vida espiritual
  • Vida laboral
  • Vida en pareja

 

 

La clave es mantener el equilibrio en cada uno de estos cuatro segmentos de la vida. Cada uno necesita ser promovido y nutrido activamente todos los días.