AHORA QUE EL INVIERNO ESTÁ POR LLEGAR….


 

 

Gripe-2

 

Ahora que el invierno está por llegar, llegan también con mayor frecuencia las enfermedades respiratorias. La más común es el resfriado.

Un resfriado es una infección viral que provoca inflamación de las mucosas de la nariz, garganta y los bronquios. Suele durar una semana y causar diversos síntomas como, dolor de cabeza, garganta, malestar general, escurrimiento nasal y tos.

Una gran paradoja es que la medicina moderan a logrado curar diversas enfermedades complejas pero no ha logrado saber cómo prevenir o curar el resfriado. Éste es causado por diversos virus, así que podemos haber creado inmunidad para uno pero nos puede atacar otro.

Lo que podemos hacer para defendernos del resfriado es fortalecer nuestro sistema inmunológico consumiendo alimentos ricos en vitamina A, C, E y B6 que son protectores que aumentan la resistencia a la infección. Las personas que tienen bajos los niveles de hierro en sangre o que tienen anemia, son más susceptibles de contraer un resfriado. Por ello es importante consumir suficientes alimentos que contengan hierro como carne, habas, lentejas, frijoles, vegetales de hoja verde, semillas de calabaza y espárragos.

La vitamina C ayuda a reducir la fuerza y la duración del resfriado. Para esto consume guayabas, naranjas, limón, toronja, melón, chile, pimiento rojo, brócoli y coliflor.

La sopa o caldo de pollo caliente ayuda a disolver la mucosidad y estudios recientes consideran que puede tener un efecto antibiótico contra la infección.

Un mineral que es vital para evitar los resfriados es el zinc porque puede aliviar los síntomas y acelerar la recuperación. Un estudio de la Universidad de Texas arrojó que el zinc redujo la duración de la gripe en un 50% acortando la duración del padecimiento de siete a 3 días y medio. Esto se debe a que refuerza el sistema inmunológico porque estimula la división y crecimiento de las células de defensa de nuestro organismo.

Algunas fuentes de alimentos ricos en zinc son pescado, carne, ostiones, mariscos y los cereales enteros. También en la yema de huevo, la levadura de cerveza, champiñones, pepitas, sardinas, germen de trigo y semillas de girasol.

Y lo crean o no, una fundación en Topeka, Kansas, encontró que las personas enamoradas tenían mayor cantidad de glóbulos blancos en la sangre, por lo que respondían mejor contra las infecciones y tuvieron menos resfriados. Y doctores y psicólogos de Harvard descubrieron que ver películas de amor incrementa los niveles de inmunoglobulinas en la saliva, que es la primera línea de defensa contra las enfermedades virales.