BAJA DE PESO SIN ARRIESGAR TU SALUD


Consultorios

Las investigaciones recientes en materias de salud revelan que las personas están comiendo menos grasa, pero están engordando más. En los últimos 15 años ha habido un aumento del 32% en la obesidad, justo en la época en la que los alimentos light y los cereales, abarrotan los estantes de los supermercados.

 

La mayoría de las personas que intentan perder peso se someten a dietas altas en carbohidratos y bajas en grasa sin obtener resultados favorables. El exceso de carbohidratos estimula la producción de una hormona de almacenamiento llamada insulina que se encarga de recoger los azúcares o carbohidratos de la sangre, llevarlos a las células y almacenar el exceso en forma de grasa.

 

Cuando consumimos una dieta rica en azúcares como el típico desayuno a base de cereal, fruta, leche y pan, elevamos los niveles de glucosa en sangre y aumentamos la producción de insulina, convirtiendo los azúcares en grasa. Esto provoca una caída en los niveles de azúcar en sangre y el cerebro no obtiene la energía necesaria para funcionar, se pierde productividad, concentración y memoria, y comenzamos a sentirnos cansados e irritables con una necesidad imperiosa por volver a comer.

Esta reacción hormonal en nuestro organismo, nos lleva a caer en un círculo vicioso que provoca sobrepeso, hipoglucemia, obesidad y/o diabetes.

 

El secreto para adelgazar sin perder la salud consiste en mantener estables los niveles de azúcar en sangre, lo que se logra consumiendo alimentos ricos en fibra, proteínas y grasas vegetales, que permiten que los azúcares lleguen a la sangre con mayor lentitud.

 

Recomendaciones:

 

–   Consume por lo menos tres tazas de verdura cruda al día.

  • Come siempre la fruta con cáscara, o si la prefieres en jugo agrega nopal, xoconostle, o verduras fibrosas como apio y chayote.
  • Siempre que consumas cereal o fruta, combínalo con algún tipo de proteína y un poco de grasa.
  • Ejemplo: 1/4 de melón con queso cottage, 6 nueces o almendras. O                        1 rebanada de pan, huevo a la mexicana, 1 cucharadita de aceite.
  • Evita el consumo de alimentos empanizados, salsas espesas, salsas agridulces y aderezos comerciales.
  • Aumenta el consumo de leguminosas como frijol, garbanzo, habas y lentejas y disminuye el consumo de cereales refinados, galletas, pan, papa, y arroz.
  • Evita el consumo de grasas animales como tocino, chorizo y embutidos que aumentan el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.
  • Bebe ocho vasos de agua al día, de preferencia fría.
  •      (tu organismo gasta calorías en calentar el agua.)
  • Realiza 30 minutos de ejercicio aérobico por lo menos tres veces por semana.