DIEZ BUENOS CONSEJOS PARA COMER BIEN


5-dias-de-comida[1]

Este es el momento ideal para hacer un alto en nuestra vida, analizar nuestros hábitos y recuperar nuestra salud.

 

Nos hemos acostumbrado a vivir a una velocidad vertiginosa, nos tocó crecer en la época de los aviones, de las computadoras, del cambio. Entramos a la era de la información, de la tecnología y del consumismo.

Vivimos arriesgando nuestra salud en busca de lo material, para al final de nuestros días estar dispuestos a gastar todo lo que tenemos con tal de recuperarla. Confundimos el tener con el ser, el acaparar con el mejorar nuestra calidad de vida. Trabajamos sin descansar para tener un buen coche y una buena casa, sin embargo, nos olvidamos de cuidar el vehículo más importante que poseemos, a través del cual nos movemos y existimos. ¡Nuestro cuerpo!

La mayoría de nosotros sabemos cuál es el mejor combustible para nuestro automóvil y cada cuando debemos mandarlo a afinar, sin embargo pocos sabemos cómo cuidar nuestro cuerpo y cuál es el combustible que lo hace funcionar a su máxima capacidad.

Desde la antigüedad Hipócrates comentó: El alimento es la mejor medicina para el hombre.

¿Qué podemos hacer para evitar enfermedades, llevar una vida dinámica y productiva y mantenernos esbeltas? El secreto está en aprender a comer.

Aquí te damos 10 consejos prácticos para que puedas comer sin arriesgar tu salud.

  1. – Incluye en cada comida por lo menos dos raciones del grupo de frutas y verduras.

Las frutas y las verduras contienen una cantidad importante de vitaminas y minerales que nos protegen de enfermedades. Además, si la consumimos cruda nos proporciona fibra que es excelente para la salud del aparato digestivo.

Una ración de frutas equivale a una fruta mediana como manzana, pera, durazno o naranja. Dos frutas pequeñas como ciruelas o chabacanos o 1/4 de melón o 1 rebanada de sandía o papaya.

Una ración de verdura equivale a una taza de brócoli, acelgas, apio, berros, chayotes, calabacitas, coliflor, champiñones, lechuga, pepino, pimiento, etc.

Los vegetales verde oscuro contienen gran cantidad de vitaminas y minerales.

  1. Consume en cada comida una ración de cereales o leguminosas. Es mejor elegir cereales de grano entero y evite los cereales refinados como el pan blanco, pan dulce, o galletas elaboradas con harina blanca.

Prefiere el arroz de grano largo, o integral, avena, palomitas de maíz, galletas de avena o salvado. Frijoles, lentejas, soya, chícharos. Una ración equivale a 1/2 taza.

  1. -Limita el consumo de grasas, de preferencia sólo una ración de grasa por comida, lo que equivale a una cucharadita de aceite cártamo, de olivo, o 6 nueces o almendras, o bien 2 cucharadas de aguacate.
  2. Incluye en cada comida una cantidad moderada de productos animales como carne, pollo, pescado huevo y lácteos. Escoge cortes magros como bistec, milanesa o filete, el pollo o el pavo cocínalo sin piel.

Prefiere el pescado, de preferencia pescado de agua fría que limpia el colesterol de las arterias como salmón, arenque o macarela.

Evita el consumo de embutidos como el tocino y chorizo, contienen grasas animales y sal, ambas dañinas para el corazón, aumentan la concentración de colesterol en sangre y provocan hipertensión.

Limita el consumo de yema de huevo a 3 a la semana. Las claras puede consumirlas libremente.

Al seleccionar los lácteos prefiere leche descremada y quesos bajos en grasa como el panela y cottage.

5.- Reduce el consumo de sal y azúcar, comienza por no añadir sal en la mesa y disminuye el azúcar de los líquidos como el café, té o agua fresca.

6.- Modera el consumo de productos con exceso de aditivos como colorantes o saborizantes que se van acumulando en el organismo y pueden provocar cáncer a largo plazo.

7.- Protege tus huesos, cabello y uñas; consume diariamente alimentos ricos en calcio como leche, queso, almendras, amaranto, sardinas, charales y tortillas de maíz.

Evita las bebidas gaseosas y la cafeína que descalcifican los huesos.

8.- Varía tu alimentación: entre más alimentos puedas consumir durante la semana, estarás mejor nutrido y no tendrás carencias de vitaminas y minerales. Prepara menús atractivos, varía las texturas y formas, recuerda que de la vista nace el apetito.

9.- Come moderadamente, realiza 5 comidas pequeñas al día. Gastamos calorías cuando ponemos a funcionar el aparato digestivo. Los luchadores de sumo sólo comen una vez al día. Si comemos en exceso almacenamos el sobrante en forma de grasa.

10.- Bebe 2 litros de agua al día y realiza algún tipo de ejercicio, de preferencia al aire libre. El sol nos ayuda a producir vitamina D indispensable para fijar el calcio en los huesos.

Sobre todo disfruta la vida y haz de las comidas un remanso de Paz y tranquilidad donde fluya la comunicación y el amor.