EL SECRETO PARA ADELGAZAR, PACIENCIA Y PERSEVERANCIA


PERSONAS-SALUDABLES-1[1]

 Nos han hecho ilusionarnos con dietas rápidas con pastillas milagrosas. Y compramos la ilusión de bajar de peso sin esfuerzo, pero en el fondo sabemos que perder peso no es fácil ni rápido. Y que estas promesas fáciles sólo nos hacen deshidratarnos, perder músculo y recuperar el peso que habíamos perdido e inclusive más.

Entiendo la frustración que eso te produce porque son ilusiones vanas y no hay nada externo que pueda cambiar nuestra vida de un día para otro.

La solución está dentro de ti. Con pequeños cambios que hagas día a día en tu vida, lograrás lo que te has propuesto. Tú puedes tomar el control de tu vida.

Todo lo que necesitas es dar el paso, simplemente tomar la decisión de cambiar de vida y esperar con paciencia y perseverancia.

A través de la Dieta de los Asteriscos vas a encontrar las herramientas que te ayudarán a encontrarte con una nueva vida. Te voy a dar todos los secretos que he descubierto a lo largo de mi práctica profesional con cientos de pacientes en mi consultorio y a través de las investigaciones de miles de científicos.

Una de las calves más importantes para lograrlo es realizar los cambios sin prisa, sin la angustia de que tienes que bajar para la siguiente semana. Piensa que no tienes que bajar de peso. Lo único que quieres es hacer pequeños cambios en tu vida. Las prisas son muy malas consejeras, sólo te causan angustia y ansiedad por comer.

A mí me pasó muchas veces en otro aspecto de mi vida. No me gustaba mi cabello, iba a que me lo cortaran y me quedaba muy chiquito, me la pasaba viéndome en el espejo enojada tratando de jalar el pelo para que creciera más rápido; como no me gustaba el corte de pelo que tenía y no me sentía bien conmigo misma iba a otro estilista a ver si él me lo cortaba mejor, claro que me lo cortaba más y me quedaba aún más chiquito y tampoco me gustaba como me veía.

Un día decidí que podía ser feliz independientemente de cómo tuviera el cabello, que no me iba a afectar ni a poner de mal humor el que no me gustara y tomé la decisión de aceptarlo como lo traía. Eso me dio la oportunidad de fijarme en otras áreas de mi vida y cuando me di cuenta, mi cabello ya había crecido y oh sorpresa, me veía muy bien con él. Parece mentira, pero este problema lo tuve durante 12 años de mi vida.

Lo mismo pasa con las personas que tienen prisa por adelgazar, sólo se desesperan y se enojan al subirse a la báscula y ver que no bajaron de peso y eso las hace deprimirse y volver a comer con ansiedad.

Olvídate de querer bajar para esa boda, de bajar de peso para que te quede el traje de baño la semana próxima. Piensa que el secreto está en cambiar tu estilo de vida poco a poco, paso a paso, día a día, comida a comida, en los pequeños esfuerzos que irán formando tu destino.

 No puedes ver desde hoy tu futuro, lo que sí puedes escoger es tu comportamiento. Puedes analizar tu comportamiento actual y empezar a tomar decisiones diferentes a las que has estado tomando. Lo más importante no está en la forma de tu cuerpo, si no en la elección que hagas de ser feliz y sana, en la decisión de aceptarte y amarte a ti misma como eres. Sólo del amor y la aceptación incondicional viene el cambio. Sólo cuando te amas a ti misma  adquieres el poder para cambiar tu vida. Si te culpas, si te lastimas, sólo bajas tu autoestima y te sientes débil, sin la capacidad de realizar los cambios que necesitas para cambiar tu vida. Elige sentirte feliz y sana, elige sentirte una persona exitosa para siempre.

A través de la Dieta de los Asteriscos aprenderás una nueva manera de comer que te ayudará a controlar tu vida y a sentirte sana y feliz.

Lo importante no es obsesionarte con estar delgada. Lo importante es ir cambiando los comportamientos o acciones que estás haciendo y que te impiden ser completamente feliz. Al cambiar tus acciones cambiarás tu vida.

Siembra un pensamiento y cosecharas una acción

Siembra una acción y cosecharás un hábito

Siembra un hábito y cosecharás…. un destino.

Samuel Smiles.

La clave es cambiar el presente, cambiar la manera en la que comes, y cómo comes y en dónde comes y estas acciones repetidas día a día te llevarán a tomar el control de tu vida. Muchas personas piensan que no tienen fuerza de voluntad, pero en realidad no se trata de voluntad se trata de crear hábitos.

Nos perdemos de muchas oportunidades en la vida porque nos damos por vencidos desde la primera vez, pero esto no fue así. Ya no te acuerdas, pero cuando eras un bebé y aprendías a caminar, te caíste varias veces y eso no te impidió que te volvieras a levantar, e intentaras nuevamente caminar hasta que lo lograste. Nadie llegó y te dijo: hay una manera en que camines sin esfuerzo. Y sin embargo, en el proceso de aprender a comer nos dejamos engañar por promesas fáciles.

No te des por vencido, piensa simplemente por día, por comida. No te juzgues, ámate y acéptate a ti mismo, date un abrazo cuando te equivoques y simplemente vuelve a levantarte. Día a día, paso a paso, irás teniendo control sobre tu vida, e irás dirigiéndote por el camino hacia la completa salud y la vitalidad. Cuando menos lo pienses verás un cuerpo sano y delgado que te hará sentirte muy feliz.

No te pongas una meta inalcanzable, ni pongas tu felicidad en un determinado peso. La báscula no es una buena consejera. Puedes estar adelgazando e inclusive subiendo de peso. Lo importante es hacer los cambios que te lleven a modificar la forma de tu cuerpo, a quemar grasa y fortalecer tu músculo. El músculo pesa, que importa que peses más si te ves más delgada, si te ves más joven y más sana.

El cuerpo ideal es con el que te sientes feliz, con energía. Recuerda, la clave está en ser paciente y ser perseverante. Piensa en la lección que nos dan las plantas. Cuando siembras un grano de trigo lo riegas con cariño, no te pones a dudar ni a remover la tierra para ver si va creciendo, simplemente lo dejas ser, lo sigues regando y cuidando cada día, abonando la tierra; de repente el día menos pensado, ves que ha brotado un tallo y poco a poco se forman las espigas. Al paso de las estaciones, cuando observas el campo, está  repleto de espigas doradas. Es el campo más hermoso que has visto fruto de tu esfuerzo y perseverancia.

Ama tu cuerpo, cuídalo y con paciencia y perseverancia déjalo que sea lo que debe de ser, un cuerpo sano y delgado donde habita una persona feliz.