EVITA LOS DOLORES DE CABEZA


 

dolor-de-cabeza22

 

“Esta noche no,  estoy cansada y me duele la cabeza”. Esta frase se ha vuelto tan común que hasta ocupa un lugar en los chistes de alcoba. Y aunque a veces se usa como pretexto, lo cierto es que en muchos casos el dolor es real.

Verdaderamente es muy rara la persona que nunca ha tenido un dolor de cabeza.

Aproximadamente 90% de todas las cefaleas o los dolores de cabeza se clasifican como contracción muscular, o dolor tensional;  según la National Headache Fundation, se trata de dolores de cabeza  atribuibles al exceso de trabajo y discusiones acaloradas.

Sin embargo existe otro tipo de dolor que es más intenso y que no tiene nada que ver con los dolores de cabeza comunes, se le conoce como migraña.

 

¿Cómo comienzan los ataques de migraña?

La migraña es un tipo específico de dolor de cabeza que tiene una duración de 4 a 72 horas,  se caracteriza por ser pulsátil y puede ser de mediana o gran intensidad, normalmente interfiere con nuestras actividades diarias,  inclusive aumenta al agacharnos o subir escaleras. Algunas veces se acompaña de náusea y/o vómito, intolerancia al ruido e intolerancia a la luz.

Existen varias teorías sobre qué es lo que provoca la migraña; una de ellas es que en la fase inicial hay una vasoconstricción o disminución del calibre de las arterias, lo que provoca la disminución del flujo sanguíneo, a esta etapa se le conoce como AURA.

Posteriormente se provoca una vasodilatación con el aumento del calibre de las arterias lo que aumenta el flujo sanguíneo provocando edema o hinchazón de las paredes de las arterias y los tejidos que la rodean, lo que coincide con la FASE DOLOROSA.

Esta hinchazón de los vasos arteriales y el tejido circundante, estimula los nervios vecinos provocando que liberen sustancias llamadas péptidos que aumentan la hinchazón y estimulan la transmisión de dolor.

Aproximadamente el 20% de las personas que sufren de migraña experimentan signos iniciales,  que pueden ocurrir hasta una hora antes de que se instale el ataque de dolor.

Los signos usualmente son visuales y aparecen como luces de colores centelleantes, intermitentes o líneas onduladas, también es común la pérdida de una porción del campo visual e inclusive pueden llegar a verse manchas blancas o negras.

Existen otros síntomas que anuncian el ataque de migraña y pueden presentarse inclusive varios días antes del ataque de migraña; típicamente se manifiestan como alteraciones del ánimo, irritabilidad, depresión, fatiga, cambios en el apetito y aumento en la sensibilidad a estímulos externos como el ruido, los olores, sabores y la luz.

 

Factores que pueden desencadenar un ataque de migraña:

A pesar de que no se conoce totalmente el mecanismo por el cual se produce la migraña, se sabe que existen  varios factores que pueden activar o desencadenar un ataque migrañoso, entre ellos están: los alimentos, el medio ambiente, el estado emocional, las hormonas, medicamentos y cambios importantes en actividades.

 

Algunos  alimentos y el alcohol  pueden desencadenar un ataque de migraña. Si tiendes a padecerlos evita:

. Vino tinto, cerveza, ron, etc.

. Quesos, chocolate, embutidos, nueces y frutas cítricas

. Cafeína, aspartame, vinagre

. Glutamato de sodio (se encuentra en salsa de soya y comidas chinas )

 

Las fluctuaciones hormonales constituyen un disparador de migraña, por ejemplo, unos días antes de la menstruación o durante la menopausia, muchas mujeres podemos sufrir ataques de dolor.

Otros disparadores comunes son:

  • Alteraciones en los patrones de sueño, ayuno, cambios de clima, cambios de presión (viajes), o bien al estar expuestas a ruidos fuertes, humo u olores intensos.
  • El estado emocional también influye en las personas que tienden a padecerla: Estrés, tristeza, ansiedad.
  • Algunos medicamentos pueden inducir el dolor como:

Indometacina, Nifedipina, atenolol, trimetropim y sulfametoxasol, dinitrato de isosorbide, piroxicam, isotetrinoina, eritropoyetina, nitroglicerina, cimetidina, captopril, ranitidina, metoprolol, diclofenaco, granisteron.

 

Los médicos también han notado un común denominador, los hombres que padecen jaquecas por lo regular fuman mucho. Es otra muy buena razón para dejar de fumar.

 

Algunos factores pueden predisponer a las personas a padecer migrañas como:

  • Historia familiar. En el 70% de las personas que las padecen puede encontrarse algún familiar con esta enfermedad.
  • Edad: la edad más frecuente es entre los 20 y 40 años
  • Sexo: la migraña es tres veces más frecuente en las mujeres que en los hombres.

 

Una forma de tratar la migraña es prevenir futuros ataques para disminuir la frecuencia y severidad de los ataques de los dolores de cabeza.

Lo ideal es identificar y controlar los factores disparadores, consumir una dieta correcta, terapia física de relajación y un buen manejo del estrés.

 

RECOMENDACIONES:

 

  • Haz ejercicio: como medida preventiva para evitarlos; puedes hacer ejercicio para liberar la tensión, pero no lo hagas si el dolor es intenso.
  • Duerme: a muchas personas les sirve dormir hasta que desaparezca el dolor, pero no duermas en exceso, ya que es probable que si duermes todo un fin de semana despiertes con dolor. No duermas siesta, las siestas pueden causar migraña de acuerdo a los datos proporcionados por el Doctor Seymour Diamond.
  • Duerme derecho: dormir boca abajo puede hacer que los músculos del cuello se contraigan. Es mejor dormir boca arriba.
  • Ayúdate del frío: aplicar una compresa fría sobre tu frente o cuello puede darte sensación de alivio.
  • Respira profundo: la respiración puede aliviar el estrés. Procura que cada vez que respires se mueva tu estómago y no sólo tu pecho.
  • Usa la digito puntura: oprime de manera circular el músculo que se encuentra en tu mano entre el dedo pulgar y el índice y bajo los bordes óseos de la nuca.
  • Evita los perfumes: Los perfumes fuertes pueden desencadenar migraña, advierte la doctora Solbach.
  • Controla el uso de cafeína: limita su ingestión a dos tazas de café al día.
  • No masques chicle: el movimiento repetitivo puede ocasionar dolor.
  • Consume poca sal: El exceso de sal provoca hipertensión que aumenta los dolores de cabeza.
  • Come a tus horas: de preferencia 5 comidas pequeñas al día. Cuando el nivel de azúcar en sangre desciende por la falta de alimento, los vasos sanguíneos se estrechan y al comer de nuevo se dilatan produciendo dolor.
  • Conoce tus alimentos peligrosos: Para algunas personas la leche y el queso añejo pueden desencadenar dolor mientras que para otras las nueces ya que contienen tiramina.
  • Come helados lentamente: el frío intenso puede producir un fuerte dolor.
  • Omite la mostaza y los embutidos: las carnes frías contienen nitratos que dilatan los vasos sanguíneos produciendo un fuerte dolor de cabeza.
  • Si vas a viajar consume 1 gramo de vitamina C y vitamina E para aligerar la sangre y  evitar los dolores de cabeza provocados por los cambios de presión.

 

Ten un gran sentido del humor: no tomes la vida tan en serio, disfruta a los tuyos y date tiempo de reír y cantar.