LA BÁSCULA MIENTE


mujer pesandose

 

Algunas veces notarás que tu ropa te queda más floja, que estás reduciendo tus medidas y qué sin embargo, te subes a la báscula y esta no se ha movido o inclusive, has aumentado de peso.

No te preocupes, adelgazar y bajar de peso no son sinónimos.

Tú puedes cambiar tu grasa por músculo. Un kilo de grasa ocupa lo que 11 barritas de mantequilla o un kilo de manteca, en cambio el músculo ocupa el volumen de tan sólo un kilo de jamón.

Lo importante es que te veas bien y luzcas delgada; si logras cambiar grasa por músculo, será incluso mejor que bajar de peso en la báscula, porque recuperar tu músculo es recuperar tu juventud.

Todas las personas a partir de los 30 años comenzamos a perder músculo. Cada año perdemos medio kilo de músculo y lo cambiamos por grasa. Cada kilo de músculo nos ayuda a quemar 45 calorías al día, cada kilo de grasa solo 2, de modo que entre los 30 y los 50 años podemos perder aproximadamente 10 kilos de músculo, lo que implica dejar de quemar 430 calorías al día.

Si seguimos comiendo lo mismo, llegamos a la famosa edad de los “nunca”…. Yo nunca había pesado tanto….

Cuando somos jóvenes producimos una alta cantidad de la hormona del crecimiento, esta hormona nos ayuda a crecer y a mantener nuestro músculo durante nuestra juventud.

A partir de los 30 años, su producción comienza a disminuir, sin embargo, si hacemos ejercicio y consumimos la cantidad de proteína que nuestro cuerpo necesita, elevamos sus niveles y podemos conservar y hasta recuperar el músculo.

Tuve una paciente que llegó a mi consultorio con la piel muy flácida y la cara marcada con líneas de expresión muy profundas. Se desayunaba únicamente un bísquet y un café. Al comenzar la Dieta de los Asteriscos empezó a desayunar medio bísquet, con dos huevos y una cucharadita de aceite, o fruta con queso cottage y almendras. Cuando se subió a la báscula, después de dos semanas, había aumentado 200 grs. Se bajó desconcertada y me dijo: mira cómo me quedan los pantalones. Lucía mucho más delgada y la ropa le quedaba holgada.

Al tomarle los porcentajes de grasa de su cuerpo, había reducido en un 2%, que en su caso equivalía a haber adelgazado quemando dos kilos y medio de grasa, el equivalente a 27 barritas de mantequilla.

Le expliqué que estaba recuperando su músculo gracias a que había aumentado el consumo de proteínas. Cuando ella desayunaba sólo un bisquet, el cuerpo no encontraba la proteína que ella necesitaba para reparar sus músculos. Ahora que ella comía huevo o queso, su músculo se estaba recuperando.

Cuando terminó la dieta había bajado dos tallas de ropa, el equivalente a 8 kilos de grasa y sólo 1.300 de peso. Estaba realmente sorprendida y lo que más le asombraba es que sus amigas le comentaban que lucía 10 años más joven, su piel se reafirmó, las líneas de expresión se suavizaron y su figura se había transformado.

¿Por qué es tan importante consumir proteína?

La proteína es la encargada de formar enzimas y anticuerpos, así como pelo, piel, uñas ,músculos y huesos.