LA DESHIDRATACIÓN EN LOS NIÑOS


1826505w300[1]

 

Viene la época de calor y es más factible que los niños sufran de deshidratación por lo que es importante que tomemos las medidas necesarias para proteger a nuestros pequeños. El calor y la mala higiene en el manejo de los alimentos es un factor muy importante para que se den los padecimientos de enfermedades gastrointestinales, mismas que se manifiestan con diarrea, vómito y deshidratación.

Las acciones preventivas que puedes llevar a cabo en tu hogar son:

  • Lavarte las manos antes de preparar los alimentos o ingerir cualquier comida.
  • Desinfectar bien los alimentos sobre todo las verduras de hoja verde como la lechuga, espinacas o acelgas. Deben lavarse al chorro de agua, hoja por hoja y dejarlas remojar con desinfectante especial para verduras.
  • Evita comer en la calle y tira a la basura cualquier alimento que consideres que no se encuentra en buen estado.

Cuando un niño se deshidrata pierde grandes cantidades de agua y junto con ella se pierden cantidades importantes de electrolitos como sodio, potasio y cloro que cumplen una función importante en el equilibrio de los líquidos corporales.

Debido a que un niño tiene poco peso, la deshidratación puede tener consecuencias muy serias. Entre más pequeño es el niño más peligrosa es la deshidratación.

En condiciones normales se pierde un poco de agua a través del sudor , la respiración, la orina, pero si se pierde agua en altas cantidades por vómito o diarreas persistentes los resultados pueden ser fatales, por lo que es muy importante que reacciones ofreciéndole a tu bebé de inmediato bebidas que puedan hidratarlo.

 

La deshidratación se desarrolla por varias patologías, pero la diarrea es la causa más común.

En los bebés o los niños chiquitos las diarreas son ocasionadas generalmente por virus. Estos virus, ingresan por la boca cuando el bebé se chupa el dedo o bien al beber un biberón mal lavado. Los virus se van hacia el intestino provocando malestar, diarrea y en algunos casos vómito.

En los niños más grandes, las diarreas pueden ser provocadas porque consumieron alimentos descompuestos o verduras o alimentos que no se lavaron o desinfectaron adecuadamente. Algunas  bacterias como la shigella y la salmonella, producen diarrea.

 

Si percibes que tu hijo tiene los síntomas de una deshidratación leve comienza por hidratarlo:

  • Puedes ofrecerle una solución preparada en casa:

A un litro de agua añade el jugo de un limón, 3 cucharadas de azúcar y una cucharada sopera de sal. Ofrécele el líquido a cucharadas para que de traguitos y se vaya hidratando poco a poco. No es conveniente que le des la bebida de un jalón, es mejor que su cuerpo la vaya aceptando poco a poco.

  • No le des jugos de fruta,  ya que la concentración de azúcar del  jugo puede dañar su intestino y provocarle más diarrea o vó

 

  • También puedes ofrecerle un atole de arroz; el arroz ayuda a que las heces fecales recuperen su consistencia. Pon a hervir media taza de arroz en un litro de agua, una vez que está hervido licúalo y añade 1 cucharada sopera de azúcar y un tercio de cucharada de sal.
  • También puedes ofrecerle bebidas para deportistas pero siempre dilúyelas con agua. Puedes poner media taza de bebida para deportista y media taza de agua para que no esté muy concentrada y el niño la tolere mejor.

 

  • En caso de que no te encuentres en tu casa y sólo tengas a la mano un refresco puedes eliminar el gas del refresco agitándolo fuertemente o bien poniéndolo en un vaso y agitándolo con un tenedor. Después diluye el refresco con agua para reducir su concentración.
  • Los sueros orales que te venden en la farmacia son especiales para evitar la deshidratación.

 

Si percibes que tu hijo tiene una deshidratación moderada llévalo inmediatamente al hospital a la sección de urgencias, no esperes a que se ponga grave.

  • En el hospital le ofrecerán hidratación oral y según el caso lo hidratarán por vía endovenosa.

 

¿Qué no darle a tu bebé si está deshidratado?

  • No le des agua sola, el niño necesita de sales que le ayuden a retener líquidos.
  • No le des soluciones concentradas, como  leche hervida,  refrescos, gaseosas y jugos de frutas envasados.
  • No debes de  medicar al niño sin consultar previamente con su médico, ya que en ciertas circunstancias los medicamentos pueden causar más daño que beneficio.

 

  • Checa que tu bebé orine frecuentemente
  • Checa que los pañales estén húmedos
  • Que tenga saliva en la boca y
  • Que produzca lágrimas cuando llora

Es muy importante que lo vigiles si crees que está enfermo, nunca lo dejes desatendido si tiene diarrea o vómito ya que puede deshidratarse y ponerse grave en pocas horas.

             Llévalo al hospital si tiene estos síntomas:

  1. Ojos hundidos
  2. lengua y mucosa de la boca seca o pegajosa
  3. fontanelas hundidas en los lactantes
  4. falta de elasticidad en la piel
  5. El bebé puede mostrarse menos activo de lo habitual, somnoliento y apático
  6. El tono de la piel se vuelve pálido, incluso puede tornarse grisáceo.

 

Si notas que tu bebé padece alguno de estos síntomas de pérdida de líquido, debes acudir inmediatamente al hospital.

Si la diarrea se complica puede dejar secuelas permanentes o hasta fallecimientos, sobre todo en los menores, pero si se atiende a tiempo el tratamiento es sencillo mediante la ingestión de líquidos para compensar los que se perdieron; de ninguna manera se deben pasar por alto los síntomas de una diarrea, sobre todo si es abundante, líquida y si son muy frecuentes las evacuaciones.

 

Si empieza a mejorar puedes ofrecerle un poco de arroz, manzana, plátano para recuperar la pérdida de potasio.  El potasio es importante para mantener un sistema nervioso sano y para favorecer las contracciones musculares, además trabaja junto con el sodio para mantener el balance hídrico del organismo. El potasio mantiene estable la presión arterial y la transmisión de impulsos electroquímicos, también transporta los nutrientes dentro de las células.

 

Prevención de la deshidratación de niños y bebés

Para prevenir la deshidratación es importante que incluso cuando el niño esté sano tome suficiente agua y sobre todo cuando el clima sea cálido y el niño realiza ejercicio.