OTOÑO – INVIERNO = RESFRIADOS –GRIPE – INFLUENZA


 

 

Gripe-2

Estamos en otoño, viene el invierno y ya empiezan a aparecer los resfriados y las visitas al doctor. Los resfriados son días perdidos en el trabajo y en la escuela.

Hay cifras en Estados Unidos que indican que las personas que acuden a consulta médica por un resfriado, reciben un diagnóstico de influenza. Sin embargo, un estudio de CBS News, reporta que cuando se comienzan a sentir escalofríos, fiebre, tos, catarro nasal, malestar y algunos otros síntomas similares a la gripe, la probabilidad de que sean causados por la influenza es de máximo 17% y mínimo de 3%. Por tanto, entre el 83 y 97% son causados por otros virus y bacterias.

Por lo tanto, hay que tener presente que no todos los padecimientos que puedan parecer influenza, realmente sean, la mayoría no lo son.

Entonces, ¿por qué en otoño comienzan a enfermarse las personas?

Conforme empieza a bajar la temperatura ambiente, y el clima ya no nos permite convivir mucho al aire libre, nos empezamos a reunir bajo techo, en lugares cerrados y pasamos mucho menos tiempo bajo el sol. Esto trae como consecuencia que los niveles de vitamina D se reduzcan y somos más propensos a contagiarnos de virus o bacterias de persona a persona.

No quiere decir que de repente en esta época del año estos virus o bacterias aparezcan de la nada, siempre están ahí, lo que cambia es nuestra capacidad de responder favorablemente a ellos en las diferentes estaciones del año. En esta temporada nuestro sistema inmunológico se debilita y nuestro cuerpo no tiene la misma capacidad de respuesta para combatir a las bacterias o virus.

Pero, ¿por qué?

Hay que conocer las causas de los problemas virales del sistema respiratorio para poder evitarlos. La mayoría de las personas creen que las bacterias son las que causan los resfriados y las gripes, pero no es así. Estos son causados, en su mayoría, por virus, y usar antibióticos como tratamiento no es nada efectivo porque los virus tienen estructuras muy diferentes a las bacterias porque son de otro orden.

Es importante darse cuenta que aunque los virus te producen los síntomas del resfriado o gripe, estos no son la causa real. Entonces, ¿cuál es la causa real? Es muy simple, es porque tu sistema inmune se ha dañado en mayor o menor grado. Hay investigaciones que confirman que atrapar o contagiarse de un resfriado o gripe podría ser un síntoma de una deficiencia de vitamina D, la cual se absorbe con la exposición a los rayos del sol y como en esta época, por el frío, la lluvia o simplemente un clima adverso no podemos tomar el sol, nuestro sistema inmune sufre y se debilita.

Las situaciones más comunes que debilitan el sistema inmune son:

  • La deficiencia de vitamina D, como ya se había mencionado.
  • Consumir demasiada azúcar y granos.
  • No dormir suficientes horas
  • Hacer poco o nada de ejercicio
  • El estrés emocional sin un control adecuado

 

¿Qué hacer cuando sentimos que nos estamos resfriando o nos va a dar gripe?

Si empiezas a sentir los síntomas de resfriado o gripe NO hay que consumir azúcar, endulzantes artificiales o demasiados alimentos procesados. El azúcar, en especial, hay que evitarlo para ayudarle al sistema inmune.

También estar al pendiente de tener una alimentación sana, suficientes horas de sueño y ejercicio moderado, como salir a caminar, y además poner especial cuidado en el manejo del estrés cuando sientas que inician los síntomas.

Asegúrate de beber suficiente agua pura porque es elemento esencial para la óptima función de todos los sistemas de nuestro cuerpo. Cuando haces todo lo anterior diariamente como un estilo de vida, casi no te enfermarás o si sucede, es en forma leve y de corta duración.

 

Pueden utilizarse suplementos alimenticios que pueden ser benéficos pero sólo como auxiliar de las medidas mencionadas anteriormente.

Por ejemplo:

  • vitamina C, de preferencia en forma natural por ser un antioxidante muy poderoso.
  • El propóleo, es una resina de abeja y que es un antibacteriano de amplio espectro.
  • Té, hecho con una mezcla de flor de sáuco, tila, menta y jengibre. Tomarlo caliente y con frecuencia; esto hará que sudes y te ayudará a que el virus salga de tu organismo.